Noticias

CORONAVIRUS Y EL LUGAR DE TRABAJO

ES TIEMPO DE CONVERSAR SOBRE CORONAVIRUS Y EL LUGAR DE TRABAJO GENERALIDADES El coronavirus COVID19 es un virus nuevo que pertenece a la familia de los Coronaviridae, subfamilia Orthocoronavirinae que producen enfermedades en humanos y en animales. Ejemplo de enfermedades respiratorias por la familia coronavirus son MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio) y SARS (Síndrome […]

5 de marzo 2020


ES TIEMPO DE CONVERSAR SOBRE CORONAVIRUS Y EL LUGAR DE TRABAJO

GENERALIDADES

El coronavirus COVID19 es un virus nuevo que pertenece a la familia de los Coronaviridae, subfamilia Orthocoronavirinae que producen enfermedades en humanos y en animales. Ejemplo de enfermedades respiratorias por la familia coronavirus son MERS (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio) y SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo). COVID19 se detectó en humanos, el año 2019 en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei en China.

Se le llama SARS COVID2019 que significa Síndrome Agudo Respiratorio Severo por Coronavirus. El comportamiento del virus es de alta transmisibilidad, 4 individuos por cada persona infectada. En España la tasa de incidencia ha sido 255 casos por 100 mil habs. La mayoría de los casos notificados son de China y hasta el 5 de marzo ha afectado a 82 países. La tasa de letalidad es del 2.3%.
Es importante hacer notar que la infección respiratoria por virus Hanta en Chile, el año 2019 tuvo una letalidad de 26%, o sea 10 veces más que infección por COVID2019.

El coronavirus produce una infección respiratoria que se presenta como un resfrío hasta enfermedad grave con insuficiencia respiratoria aguda.
Las personas de más riesgo de hacer enfermedad grave son las personas de mayor edad y quienes tienen la inmunidad o capacidad de defensa disminuida por enfermedades crónicas.

En este momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró a esta situación como Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII), debido a la transmisibilidad de este virus entre las personas y a que no se conoce totalmente el cómo se comporta el virus. El número básico de reproducción o sea, el promedio de casos secundarios a partir de un caso infectado se ha calculado en 2-3 casos. Una vez que se tenga el conocimiento acabado de la historia natural de la enfermedad por coronavirus, que en lo posible se cuente con vacuna y con tratamiento, habrá más elementos para tomar decisiones nacionales e internacionales para la protección de la población.

El virus se transmite de persona a persona a través de manos contaminadas, superficies contaminadas y sobre todo por gotitas de secreciones respiratorias de la persona enferma. Según CDC el virus puede sobrevivir hasta 2 horas en superficies de cobre y acero y más tiempo si son superficies de cartón o plástico. Estudios realizados con SARS y MERS indican que los coronavirus pueden seguir siendo infecciosos hasta por nueve días a temperatura ambiente. Lo importante es que se inactivan rápidamente al limpiar las superficies con cloro u otros desinfectantes comunes.

Son contactos susceptibles de enfermar quienes viven y duermen bajo un mismo techo, cuidan enfermos con infección por coronavirus, o están en contacto cercano por varias horas en espacios cerrados con muchas personas.

El período de incubación, o sea desde el contagio hasta la aparición de los primeros síntomas es de 2 hasta 14 días.

 

MEDIDAS PREVENTIVAS GENERALES

Por ello, las medidas preventivas tienen como foco principal, evitar la diseminación del virus. Las medidas recomendables para aplicar en las empresas son:

1.- Vacunarse contra la influenza. La razón es evitar contraer la influenza porque es una enfermedad aguda que deja con estado de defensas bajas y hace más susceptible a la persona para enfermas por SARS COVID19. También si llegara a enfermar de influenza, estando vacunado, la enfermedad será más leve y la disminución de las defensas sería menor. Otra razón es que si se está vacunado contra la influenza, al hacer un cuadro respiratorio, sirve para diagnóstico de descarte.
2.- Lavarse las manos constantemente por 40 a 60 segundos con jabón común no irritante. También se puede utilizar alcohol gel si es que no se tiene la posibilidad de lavarse las manos, pero recordar que después de 5 veces de utilizado el alcohol gel, se requiere lavado de manos con agua y jabón. El lavado de manos debe ser frecuente, cada vez que se estornuda y se tapa la boca con pañuelo desechable que eliminará. Las manos son altamente transmisoras del virus. Si las manos están limpias, no se contaminarán las superficies por esta vía.
3.- Toser tapándose con el antebrazo. Cuando una persona estornuda las gotitas de las secreciones respiratorias llegan hasta 2 metros de distancia.
4.- Evitar pasarse las manos por la cara y por los ojos, porque las mucosas son vías de entrada para el virus y en la piel quedan los virus.
5.- Cambio de costumbres en el saludo. Si el objetivo es evitar la transmisibilidad, sería conveniente que las personas se saluden de palabra e inclinación de cabeza, No usar el saludo de beso en la cara ni de apretón de manos. Con ello, se disminuye la probabilidad de que el virus sea transmitido entre personas por contacto directo.
6.- Si en la empresa, hay trabajadores con signos de infección respiratoria, debieran irse a su casa para reposo y aislamiento. Con ello, se disminuye la probabilidad de contacto entre los compañeros de trabajo.
7.- Las superficies de trabajo contaminadas pueden ser limpiadas periódicamente con cloro u otro desinfectante.

Uso de mascarilla. En general, se usan dos grandes tipos de mascarillas. La mascarilla simple cuya función es no eliminar microorganismos desde la persona al exterior; por ejemplo, un cirujano cuando opera usa mascarilla para proteger la herida del paciente y no contaminarla con sus secreciones. La mascarilla con filtro tipo N95 o N100 que captura el 95% o 100% de los microorganismos del exterior y evita que la persona que la usa aspire esos virus. Este último tipo de mascarilla es para ser usada por las personas que atienden a pacientes infectados.
El uso de mascarilla simple no está indicado para usar por todo el público. Debiera ser usada por quien está con una infección respiratoria.
Los alimentos no transmiten el coronavirus. Pero el uso de servicio o vasos usados por personas infectadas puede transmitir el virus.

 

MEDIDAS ESPECÍFICAS

Los síntomas de alerta para una persona con infección respiratoria son fiebre, dificultad para respirar y tos. Si además tiene el antecedente de contacto con otra persona enferma, o ha viajado a lugares donde hay casos, se puede sospechar infección respiratoria por coronavirus.
Si un compañero de trabajo presenta estos síntomas, debe solicitar atención médica. Si hay médico en la empresa, es más expedito, si no, debe acudir a un servicio de urgencia o a médico por su sistema previsional. Debiera permanecer en su casa en reposo para evitar la propagación en el lugar de trabajo. No hay vacuna ni tratamiento específico con antivirales para esta infección. El tratamiento es sintomático para manejar la fiebre, la tos y se requiere hospitalización si el cuadro se agrava. Por ningún motivo, automedicarse con antibióticos. El resto de los compañeros debe estar atento a la detección de los mismos síntomas.
Respecto del manejo de superficies contaminadas, se pueden limpiar frecuentemente con desinfectantes comunes si han sido contaminadas con secreciones.
Es muy importante el autocuidado. No acudir a lugares con aglomeración de personas, tomar líquidos, ingerir frutas y verduras, dormir las horas suficientes para reparar los tejidos. Mantener una buena higiene de manos y vacunarse contra la influenza previamente.

 

Si desea más información, visitar los siguientes links:

https://bit.ly/2PPMUGm

https://bit.ly/2IjoHEa

https://bit.ly/2v0Xy62