Efectos del Sol

El Sol es comparable a una central termonuclear que produce una gran cantidad de radiación electromagnética, aunque sólo llegan a la superficie de la tierra longitudes de onda comprendidas entre los 290 nanómetros (nm) y los 5000 nm, gracias a que la capa de ozono estratosférica detiene las radiaciones más peligrosas. La energía radiante está constituida por rayos infrarrojos, luz visible y Radiación Ultravioleta (RUV).

La RUV es la que produce el mayor daño a la piel, y se divide en RUV A, B y C.

La RUV C (100 – 280nm) es absorbida por la capa de ozono y no alcanza a la tierra, por lo no tiene impacto fisiológico en la piel. Esta radiación es de alta energía y capacidad destructiva, y se emplea artificialmente para esterilización, ya que destruye y elimina a los microorganismos.

La RUV B (290 – 320nm) es la causante de la quemadura o eritema solar. Representa el 5% de la RUV y tiene una altísima energía aunque de poca penetración en la piel humana. Los protectores solares comunes se orientan a bloquear este tipo de radiación y su acción se califica únicamente por la prevención de eritemas.

Por último, la RUV A (320-400nm) representa el 95% de toda la radiación UV, pose menor energía que la RUV B pero un mayor poder de penetración en la piel. Éste tipo de radiación es la causante principal del bronceado y del fotoenvejecimiento, sin embargo ahora se sabe que es la mayor responsable de la formación de Especies Reactivas de Oxígeno (Radicales Libres) en la piel y que al igual que la UV B, tiene la capacidad de dañar el ADN y producir cáncer. Son muy pocos los protectores solares que brindan una adecuada protección frente este tipo de radiación.

Pero el sol no sólo produce efectos negativos en nuestro organismo, también activa una serie de mecanismos beneficiosos y que son indispensables para la vida. Dentro de estos últimos encontramos que el sol es una fuente natural de calor, posee un efecto antirraquítico ya que estimula la síntesis de vitamina D necesaria para la absorción y metabolismo del calcio, entre otros. Así, podemos definir los efectos del sol en beneficiosos y dañinos.

En nuestra piel, el sol tiene efectos tanto negativos como positivos. Entre los efectos positivos destacamos:

I. Sensación calórica por rayos infrarrojos

Es el tipo de radiación que tanto anhelamos en los meses de invierno en los días despejados y por demás una excelente fuente de calor natural.

II. Acción antirraquítica

El raquitismo es una enfermedad fácilmente prevenible con la sola exposición al sol de unos minutos al día, en cuyo caso la radiación solar estimula la formación de vitamina D3, indispensable para la absorción y metabolismo del calcio. Dicha vitamina también se consigue en ciertos alimentos como pescados grasos (salmón, atún) y huevos o suplementos alimenticios.

III. Acción antidepresiva

El sol estimula la secreción de algunas sustancias como la serotonina y la melatonina, con funciones que brindan sensación de bienestar con un marcado efecto antidepresivo e interviniendo positivamente en nuestro ciclo de sueño-vigilia.

Este es el efecto más frecuente y conocido, donde la fracción de radiación solar responsable de esta reacción es la UV-B. Suele comenzar a las 2-4 horas después de la exposición excesiva al sol y desaparecer entre 1-3 días. La quemadura se acompaña de dolor intenso hasta incapacidad para la movilización, y además dependiendo de la intensidad de la quemadura puede haber aparición de ampollas. A medida que va disminuyendo el eritema o la rojez, la piel se descama y posteriormente se broncea.

 

Este tipo de pigmentación se debe por la alteración de la melanina ya presenta en nuestra piel y suele desaparecer en poco tiempo (desde minutos a pocos días). Las personas que mayormente experimentan estos cambios son aquellos con mayor presencia de melanina en su piel, es decir, las personas de fototipos más oscuros.

En el caso de la pigmentación persistente o tardía, existe una estimulación de los melanocitos por lo que se comienza a producir mayor cantidad de melanina. Esta alteración suele comenzar a las 72 horas después de la exposición y su duración es mayor, más aún si la exposición solar se mantiene.

La fotosensibilidad medicamentosa es causada por la administración tópica ó sistémica de una droga y la consecutiva exposición a la luz solar, dando como resultado una reacción fotoalérgica ó fototóxica. La reacciones fototóxicas son más comunes y aparecen dentro de las seis horas después de la exposición. Las reacciones fotoalérgicas aparecen a la segunda exposición u otras posteriores.

La fitofotodermatitis es producida por exposición a la luz solar después del contacto con las plantas, especialmente pastos de praderas, o derivados de plantas presentes en los cosméticos. Afecta igualmente a ambos sexos y a todas las razas. Las erupciones pueden ser de naturaleza ocupacional, como las que ocurren en los trabajadores que procesan zanahorias o en los que separan apio afectado.

Envejecimiento prematuro

El envejecimiento natural de las personas es inevitable, pero ciertos factores externos, dentro de los cuales uno de los más relevantes es la radiación solar, aceleran este proceso y acentúan enormemente sus características. En el fotoenvejecimiento juega un papel fundamental la presencia y formación de los radicales libres o también llamadas especies reactivas de oxígeno (ROS), siendo su mayor fuente la radiación UV-A.

Es así, que la piel de una persona de una misma edad que no ha recibido radiación solar excesiva frente a otra que si lo ha hecho, se conserva con menos alteraciones.

Una piel fotoenvejecida se caracteriza por la presencia de arrugas profundas, piel áspera, lentigos solares, telangectasias y áreas de hipopigmentación, entre otras. Además es común la presencia de lesiones como queratosis actínicas o carcinomas.

Manchas

Pecas

Las pecas o efélides son una condición de pigmentación de ciertos tipos de piel. Las personas de piel, ojos y pelo claros, suelen ser propensas a ellas y se intensifican con la exposición al sol. Las pecas deben ser observadas periódicamente, y aunque los tratamientos las controlan haciéndolas casi imperceptibles, nunca se eliminan totalmente.

Cloasma o Melasma

El Cloasma o Melasma (llamado en el embarazo) son manchas de color claro. La exposición al sol predispone su aparición, y se producen por una alteración hormonal durante el embarazo, ingesta de anticonceptivos o terapias de reemplazo hormonal. Se localizan principalmente en zonas expuestas a la luz solar, por lo que con mayor frecuencia se afecta la frente, pómulos, labio superior y mentón.

Léntigo Solar

Son máculas o lesiones pigmentadas, de color marrón, usualmente redondeadas en forma de lenteja, múltiples, localizadas en áreas fotoexpuestas como cara, escote y dorso de manos. Aparecen generalmente en personas adultas que han recibido una gran cantidad de radiación solar a lo largo de su vida. Los lentigos solares son el resultado de una fotoexposición aguda intensa o crónica continuada.

Queratosis y Queilitis Actínica 

Son lesiones pre-neoplásicas o pre-malignas caracterizadas por ser de forma oval o redondeada, con escamas o costras en la superficie y de tamaño variable. Aparecen en las áreas expuestas al sol con mayor predilección por cara, labio inferior (donde toma el nombra de queilitis actínica), pabellones auriculares, zona del escote, dorso de las manos, antebrazos, etc. Esta lesión se relaciona estrechamente con el cáncer de piel no melanoma (CPNM), en especial con el carcinoma espino celular.

Carcinoma

Carcinoma Basocelular y Espinocelular

El cáncer cutáneo no melanoma es el tipo de cáncer más frecuente a nivel mundial, siendo el carcinoma basocelular su mayor exponente, representando aproximadamente el 70 al 80% de todos los tipos de cáncer cutáneo. El carcinoma espinocelular por su lado representa el 20% del total, siendo el segundo tumor más frecuente. Ambos se relacionan directamente con la cantidad de radiación solar recibida.

El carcinoma basocelular es una neoplasia de baja malignidad y se localiza fundamentalmente en cabeza, rostro y cuello. La presentación más común es una lesión redondeada, perlada con la presencia de vasos sanguíneos en su superficie, aunque también existen formas planas.

El carcinoma espinocelular por otro lado, es una neoplasia con mayor malignidad que el basocelular, de crecimiento lento, con mayor capacidad de producir metástasis y de  localización similar; aunque también se pueden encontrar en la mucosa oral y genital. Puede iniciar en como una lesión con o sin erosión o como un cuerno, denominado cuerno cutáneo.

Melanoma

Es el tipo de cáncer cutáneo menos frecuente, representando aproximadamente el 5% de la totalidad. Sin embargo, es la neoplasia cutánea de mayor mortalidad y con mayor capacidad de metástasis si no es diagnosticad y tratada a tiempo. Este tipo de tumor se caracteriza por ser una lesión plana, parecido a un lunar, de bordes irregulares, asimétrico si lo dividimos en dos partes, de coloración intensa irregular y mayor de 6mm de diámetro.

Por ser muy parecido a los clásicos lunares, es importante realizarse una auto inspección cada cierto tiempo para detectar la presencia de nuevos lunares y acudir donde un especialista para su diagnóstico.