rayos ultravioleta
Sunwork

Sunwork

¿Qué diferencias existen entre los rayos ultravioleta?

¿Sabías que los rayos ultravioleta son una forma de radiación electromagnética? Así es, son como la luz visible y el infrarrojo. Sin embargo, tienen una longitud de onda más corta que la luz visible, lo que les confiere una mayor energía. Asimismo, los rayos ultravioleta se dividen en tres categorías: UVA, UVB y UVC. ¡Sigue leyendo y conoce más!

La longitud de onda de los Rayos UV

Debes saber que el primer tipo de rayos ultravioleta es el UV-A. Estos tienen una longitud de onda de entre 315 a 400 nanómetros. El segundo tipo es el UV-B, los cuales tienen una longitud de onda de 280 a 315 nanómetros. El tercer y último tipo de rayos ultravioleta es el UV-C, los cuales tienen una longitud de onda de 100 a 280 nanómetros. 

Los rayos UV-A no son dañinos para la piel, ya que no penetran la capa externa de la piel. En el caso de los rayos UV-B estos son moderadamente dañinos para la misma, porque penetran la capa externa de la piel y pueden causarte quemaduras solares. 

Los rayos UV-C son muy dañinos para la piel, y esto es porque penetran profundamente en la piel y pueden causar cáncer.

Las diferencias que no conocías entre UV-A, UV-B y UV-C 

Existen ciertas características que hacen la diferencia entre un tipo y el otro. Las diferencias principales entre estas categorías se deben a su longitud de onda y, por lo tanto, a su energía. Por lo tanto los UVA son los menos peligrosos, ya que no penetran profundamente en la piel. En cambio los UVB son más dañinos, ya que penetran más profundamente y son responsables de la quemadura solar.

Los UVC son los más peligrosos, por el hecho de que tienen la longitud de onda más corta y, por lo tanto, la mayor energía. Afortunadamente la atmósfera terrestre filtra la mayoría de los UVC, por lo que no representan una amenaza para la salud humana. 

Características de los rayos ultravioleta UV-A, UV-B y UV-C

UV-A

Como mencionamos con anterioridad, los rayos ultravioleta UV-A se caracterizan porque tienen una longitud de onda de 315-400 nanómetros y son los menos dañinos de los tres tipos de UV. Además no penetran profundamente en la piel, por lo que no son responsables de la quemadura solar, pero pueden dañar el ADN y aumentar el riesgo de cáncer.

UV-B

Si se trata de los rayos ultravioleta UV-B estos cuentan con una longitud de onda de 280-315 nanómetros y son más dañinos que los UV-A. Pues estos penetran profundamente en la piel y son responsables de la quemadura solar. También pueden dañar el ADN y  aumentar el riesgo de padecer cáncer. 

UV-C

Los rayos ultravioleta UV-C por su parte tienen una longitud de onda de 100-280 nanómetros y son los más dañinos de los tres tipos de UV. Estos tienen la mayor energía y pueden penetrar profundamente en la piel. La razón es clara, y es que su longitud es mucho más corta. 

¿Cuál es la función de los rayos UV? 

Los rayos UV tienen varias funciones en la naturaleza. Entre esas funciones puedes encontrar que ayudan a la formación de vitaminas, a la síntesis de hormonas y a la producción de melanina. También desempeñan un papel en la descomposición de sustancias orgánicas y en la decoloración de la materia.

Los rayos UV favorecen la síntesis abiótica

Pero ¿cómo pueden los rayos UV favorecer la síntesis abiótica de sustancias orgánicas? Pues esto lo logran a partir de compuestos inorgánicos. Esto se debe a que la radiación ultravioleta tiene la energía necesaria para romper las moléculas inorgánicas y formar nuevas moléculas orgánicas.

De esta forma los rayos UV favorecen la síntesis abiótica de diversas maneras. En primer lugar, la radiación UV puede ionizar los átomos y moléculas, lo que facilita la reacción química. En segundo punto, la radiación UV puede actuar como un catalizador, así logra acelerar el ritmo de reacción. Por último, la radiación UV puede fomentar la polimerización, un proceso en el que los compuestos orgánicos se unen para formar macromoléculas.

Ahora que conoces la diferencia entre los rayos ultravioletas sabes cuál de ellos es más dañino y lo que pueden ocasionar a tu salud. De esta manera podrás saber qué puedes hacer para protegerte de ellos conociendo la función de sus tipos, sus características y cómo actúa cada uno de ellos en tu salud. Además ante cualquier exposición a los rayos ultravioleta es necesario aplicar protector solar.

Para mayor información sobre este tema y otros, visita nuestro blog.

Compartir esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email