sol
Sunwork

Sunwork

Radiación Ultravioleta

El Sol es comparable a una central termonuclear que produce una gran cantidad de radiación electromagnética, aunque sólo llegan a la superficie de la tierra longitudes de onda comprendidas entre los 290 nanómetros (nm) y los 5000 nm, gracias a que la capa de ozono estratosférica detiene las radiaciones más peligrosas. La energía radiante está constituida por rayos infrarrojos, luz visible y Radiación Ultravioleta (RUV).

La RUV es la que produce el mayor daño a la piel, y se divide en RUV A, B y C.

La RUV C (100 – 280nm) es absorbida por la capa de ozono y no alcanza a la tierra, por lo no tiene impacto fisiológico en la piel. Esta radiación es de alta energía y capacidad destructiva, y se emplea artificialmente para esterilización, ya que destruye y elimina a los microorganismos.

La RUV B (290 – 320nm) es la causante de la quemadura o eritema solar. Representa el 5% de la RUV y tiene una altísima energía aunque de poca penetración en la piel humana. Los protectores solares comunes se orientan a bloquear este tipo de radiación y su acción se califica únicamente por la prevención de eritemas.

Por último, la RUV A (320-400nm) representa el 95% de toda la radiación UV, pose menor energía que la RUV B pero un mayor poder de penetración en la piel. Éste tipo de radiación es la causante principal del bronceado y del fotoenvejecimiento, sin embargo ahora se sabe que es la mayor responsable de la formación de Especies Reactivas de Oxígeno (Radicales Libres) en la piel y que al igual que la UV B, tiene la capacidad de dañar el ADN y producir cáncer. Son muy pocos los protectores solares que brindan una adecuada protección frente este tipo de radiación.

Pero el sol no sólo produce efectos negativos en nuestro organismo, también activa una serie de mecanismos beneficiosos y que son indispensables para la vida. Dentro de estos últimos encontramos que el sol es una fuente natural de calor, posee un efecto antirraquítico ya que estimula la síntesis de vitamina D necesaria para la absorción y metabolismo del calcio, entre otros. Así, podemos definir los efectos del sol en beneficiosos y dañinos.

Compartir esta entrada

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email