fotoprotectores solares
Sunwork

Sunwork

Fotoprotector solar: ¿Cómo se usa correctamente? más recomendaciones

La exposición prolongada a la radiación solar ocasiona graves daños a la salud de la piel, el sistema inmune y altera a las células a nivel de ADN, por lo que, se hace necesario evitar estar por periodos extensos bajo el sol.

Sin embargo, los rayos UV-A traspasan los vidrios, por lo que, estando dentro de nuestros hogares y oficinas, nos encontramos igualmente expuestos a este tipo de radiación UV. 

Por esta razón, es necesario contar con productos que protejan la piel y el resto de los órganos afectados por la radiación UV. 

 

Beneficios del protector solar para la piel

beneficios del protector solar en la piel

La radiación UV ocasiona severos daños a la piel, entre ellos, foto envejecimiento, aparición de manchas, eritemas y, en los casos más graves, causa cáncer de piel. Además, puede generar el desarrollo de enfermedades oculares como pterigión y cataratas, sin contar el impacto que tiene a nivel de sistema inmunológico y celular. 

De los rayos que componen la radiación UV, tanto los rayos UV-A como los UV-B, afectan la salud de los seres vivos, por lo que, se hace necesario, como medida de prevención, utilizar un protector solar de amplio espectro que filtre ambos tipos de radiación y la luz visible.

El protector solar se caracteriza por poseer distintos tipos de formulaciones, actuando de maneras diferentes a la hora de proteger la piel de la radiación UV. En relación a este criterio, se pueden encontrar protectores solares de los siguientes tipos:

 

Tipo de protector solar

 

Existen protectores solares con filtros físicos y químicos.

 

Por una parte, los protectores con filtros físicos actúan como pantallas, reflejando la radiación solar. Son de amplio espectro y, debido a que su formulación es amigable con todo tipo de piel, se recomiendan para niños, pieles alérgicas y con dermatitis u otra condición médica cutánea. No necesitan aplicarse con mucha antelación a la exposición solar.

Por otra parte, los filtros químicos absorben la radiación UV y la devuelven al ambiente en forma de energía térmica. Los protectores con filtros físicos, son de amplio espectro, pero, a diferencia de los primeros, deben aplicarse 20 a 30 minutos antes de exponerse al sol y, como son absorbidos por la piel, no suelen recomendarse para niños ni gente con algún tipo de enfermedad cutánea o lesión o alergia.

Por último, los protectores con activos secundarios antioxidantes como vitamina A, C y E, específicamente,  previenen la formación de radicales libres, favoreciendo el sistema inmunológico cutáneo. De esta manera, previenen el envejecimiento prematuro y el cáncer de piel.

La combinación entre filtros químicos UVA/UVB y activos secundarios antioxidantes ha resultado ser muy eficaz, por ello, es muy frecuente hallar productos solares que opten por mezclarlos, como en el caso de la línea de protectores solares Sunwork que, enriquecen su formulación con antioxidantes como té verde, vitamina E o aceite de andiroba.

 

Los fotoprotectores solares, independiente de su tipo, aportan los siguientes beneficios a la salud de la piel, ayudando a prevenir:

 

  • Los daños ocasionados por los rayos UV-A y UV-B.
  • El envejecimiento de la piel.
  • La aparición de manchas, arrugas, la hiperpigmentación y la pérdida de elasticidad de la piel.
  • Su uso continuo, ayuda a reducir la posibilidad de padecer de algún tipo de cáncer a la piel.

 

¿Cuándo debo usar fotoprotector?

 

Si se trabaja al aire libre, en horarios en que los índices de radiación solar arrojan números peligrosos, es decir entre 11.00 y 16.00 hrs, se debe utilizar protector solar siempre y seguir las siguientes recomendaciones:

 

  • Escoger un protector solar de amplio espectro cuyo FPS sea 50 y la protección UVA sea PA++++
  • Preferir un protector solar con eficacia demostrada en la prevención de los daños inducidos por la RUV al sistema inmune y el ADN celular. 
  • Aplicar el fotoprotector correctamente. Si es un protector físico, poner una capa gruesa antes de exponerse al sol. Si es uno químico, aplicar una cantidad generosa 20 o 30 minutos antes de tomar sol.
  • Si el fotoprotector tiene un FPS 50+, reaplicar cada 3 horas. En caso de transpiración, o estar en contacto con agua, secar la piel y reaplicar inmediatamente.
  • Si el trabajador está expuesto a la contaminación ambiental, complementar el uso de fotoprotector solar con un producto como DERMABLOCK EMULSIÓN, que ayude a prevenir los daños ocasionados por la polución, lluvia ácida y pesticidas.

 

En caso de no trabajar en zonas abiertas, deberían seguirse recomendaciones similares, como:

 

  • Seleccionar un fotoprotector solar adecuado al tipo de piel, prefiriendo aquellos que cuenten, además, con activos antioxidantes.
  • Evitar exponerse al sol entre las 11.00 am y las 16.00 hrs.

El protector solar es un importante aliado a la hora de proteger la piel de los efectos negativos de la radiación UV. Para mayor información, visita nuestro blog.

Compartir esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email