protección rayos uv
Sunwork

Sunwork

Protección contra rayos UV

Existen diversos peligros asociados a la exposición a la radiación UV, que van desde el envejecimiento prematuro hasta el desarrollo de melanoma, un tipo de cáncer a la piel bastante agresivo y con una tasa de mortalidad alta, siendo muy urgente fomentar una cultura en esta generación, pero con mayor razón, en las más jóvenes, de prevención y protección contra el efecto de los rayos UV. 

Si bien los rayos UV-A poseen una energía menor, por lo que, su impacto en la piel y ojos es más bajo que el provocado por los rayos UV-B, está claro que ambos impactan de manera negativa en la salud, no existiendo rayos UV seguros. 

Aunque, no es posible evitar por completo la exposición al sol, existen maneras de reducir el efecto de la radiación UV en nuestro organismo, funcionando de manera complementaria unos con otros. Ningún método está de más cuando se trata de cuidar la salud y es bien sabido que, debido a que el daño provocado por los rayos UV es de naturaleza acumulativa, debe utilizarse de manera constante en el tiempo y según las indicaciones especificadas, según sea el caso.

¿Cómo prevenir y protegerse de los rayos UV?

 

Se puede prevenir y protegerse de los efectos ocasionados por los UV recurriendo a distintos métodos, que van desde evitar exponerse al sol durante ciertas horas del día hasta utilizar lociones indicadas según tipo de piel. 

  1. Aplicación para conocer el índice UV: se puede descargar y utilizar este tipo de aplicaciones que informan en tiempo real cuál es el índice de UV en la zona en la que estamos y/o a la que nos moveremos. El espectro se mueve entre el 1 y 11, siendo el 1, el índice más bajo y seguro.
  2. Horas con índice UV alto: durante el día, se debe evitar la exposición solar prolongada entre las 12 y las 16 hrs., ya que en ese horario se registran los índices UV más altos y peligrosos.
  3. Estación del año: en primavera y verano, los índices de radiación UV son más altos, por lo que, se deben acentuar las medidas de protección durante estas estaciones. Si bien, en otoño e invierno este índice desciende, no se aconseja el dejar de usar protección. En el Ecuador, no se debe considerar este criterio.
  4. Línea del Ecuador: mientras más cerca del Ecuador nos encontremos, mayor es el índice de radiación UV.
  5. Altitud: en la medida que se asciende, los rayos UV llegan al suelo de manera más directa al suelo, por lo que, el índice de radiación UV aumenta en lugares altos.
  6. Días nublados: aunque algunos tipos de nubes pueden actuar como filtro de rayos UV, se desaconseja abandonar la protección solar en días nublados porque existen nubes que acentúan la radiación al reflejarla.
  7. Superficies reflectantes: existen superficies que fomentan el rebote de los rayos UV, como la nieve, el agua e incluso el pavimento, por lo que, se recomienda prevenir la exposición solar sin protección en presencia de ellas.
  8. Ropa con protección UV: se aconseja utilizar ropa con filtro de protección UV, idealmente. El filtro de la ropa va desde el 15 al +50, siendo el 15 el factor con más bajo índice de protección. De no contar con este tipo de vestimenta, es recomendable llevar camisas manga larga, pantalón o falda larga, colores oscuros o estampados tupidos. Pese a que no protegen en un 100% de la radiación UV, ayudan a bloquear parte de los rayos.
  9. Lentes y gorros: están indicados para proteger los ojos de los rayos UV. Los lentes de sol  deben  certificar su protección a la radiación ultravioleta y los gorros deben ser del tipo legionario de modo que cubra la nuca o sombreros de ala ancha.

 

Uso de un fotoprotector solar

protegerse de los rayos uv

Las medidas mencionadas anteriormente, deben ser complementadas con el uso de una loción fotoprotectora. Actualmente, se pueden encontrar en diversos formatos como crema, gel, aerosol, etc.

Estos productos contienen un filtro solar (SPF) que ayuda a contrarrestar el efecto de los rayos UV y que va desde el factor 15 al +50, generalmente (llegando hasta 100), siendo el 15 el que presenta una protección más baja. Aunque, no existe un producto que bloquee el 100% de los rayos UV-A y UV-B, está comprobado que su uso ayuda a prevenir y proteger la piel del daño que ocasiona la radiación UV, por lo que, es indispensable utilizar un fotoprotector adecuado para cada tipo de piel y siguiendo las indicaciones del producto. La cantidad a utilizar debe ser el aproximado a una cucharada de té en cada extremidad (pierna y brazos), ½ cucharada de té para rostro y cuello  y el producto debe ser renovado cada tres horas. 

Actualmente, se pueden encontrar lociones que complementan los beneficios de un fotoprotector, ya que enriquecen la fórmula con antioxidantes y vitaminas.

Compartir esta entrada

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email