prevenir cáncer a la piel
Sunwork

Sunwork

Cáncer a la piel: causas y prevención

La exposición prolongada a la radiación UV (RUV), a corto, mediano o largo plazo, puede ocasionar lesiones graves a la piel, llegando a producir cáncer. 

La piel corresponde al órgano del cuerpo más extenso, por lo que, se encuentra siempre expuesta a diversos tipos de daños, siendo el más habitual, actualmente, el provocado por los rayos ultravioleta. Estos impactan las distintas células que conforman la epidermis: células escamosas, células basales y melanocitos. 

Según las células afectadas, se pueden desarrollar diferentes tipos de cáncer a la piel: carcinoma de células escamosas (espinocelular), carcinoma de células basales (basocelular) y melanoma. Los cáncer espinocelular y cáncer basocelular se denominan cánceres de piel no melanoma, son de evolución más lenta y de mejor pronóstico, si se diagnostica a tiempo. Si el diagnóstico es tardío, produce secuelas importantes porque invade a nivel local.

En cambio, el melanoma tiene una evolución rápida, por lo que, al propagarse velozmente por el organismo, impacta a órganos vitales, teniendo una tasa alta de mortalidad.

Todos los tipos de cáncer a la piel son prevenibles y es en la prevención en la que deben enfocarse todos los esfuerzos, promoviendo una cultura de cuidado constante de la piel que fomente el no exponerse innecesariamente al sol en horarios en los que la radiación UV alcanza índices peligrosos y evitar el uso de camas bronceadoras y lámparas solares. 

De manera personal, familiar y en las actividades laborales, se debe reducir el riesgo que implica tomar sol, razón por la que, es fundamental sistematizar, de modo de normalizar, acciones que conlleven correr algún peligro respecto de la exposición a los rayos UV. 

En el ámbito laboral resulta primordial el contar con un programa que impulse acciones efectivas educando a la comunidad sobre los riesgos asociados a la radiación UV, que regule y supervise el cumplimiento de medidas relacionadas con la protección de los y las trabajadoras cuyas labores se realizan en el exterior. 

Las medidas de prevención del cáncer de piel deben considerar aspectos como los horarios de mayor peligrosidad debido a que el índice de radiación es más alto, las épocas del año en que los rayos UV representan un riesgo mayor, vestuario con protección UV, lentes y el uso cremas como fotoprotectores, protector o bloqueador solar.

 

Recomendaciones para prevenir el cáncer a la piel en trabajos con exposición directa a la RUV

prevención cáncer a la piel

 

Si bien es imposible evitar hacer actividades al aire libre, prevenir el daño de la radiación UV, reduciendo el riesgo de padecer algún tipo de cáncer a la piel, es una tarea posible gracias a la complementación de distintos elementos destinados a protegernos del efecto de los rayos ultravioleta.

 

Algunas recomendaciones prácticas y posibles de seguir en las actividades diarias son:

 

  1. Evitar la exposición innecesaria al sol entre las 10 y las 16 hrs. en cualquier estación del año, principalmente en primavera y verano, debido a que el índice de radiación durante éstas es más alto en ese horario.
  2. Organizar las actividades en espacios exteriores fuera del horario de peligrosidad mencionado. Si es inviable, se recomienda optar por lugares que se encuentren a la sombra.
  3. Utilizar vestuario con tejido denso que cubra el máximo de piel (faldas y pantalones largos, camisas y blusas manga larga), de manera de eludir la acción de los rayos UV. Si se utiliza ropa con un tejido más abierto, utilizar lociones fotoprotectoras. Complementar la vestimenta con el uso de sombreros y lentes con filtro UV.
  4. Eludir costumbres poco sanas como son la utilización de camas de bronceado y lámparas de sol. Si bien, la radiación que utilizan no posee rayos UVB, que son los más peligrosos, tiene rayos UVA, que dañan igualmente la piel a corto y largo plazo. Participan en las lesiones de quemaduras con la RUV B y producen envejecimiento.
  5. Mantener el sistema inmunológico saludable, ya que se ha descubierto que éste juega un rol crucial en la protección de la piel contra los efectos de los rayos UV.
  6. Por último, siendo una de las medidas más relevantes a la hora de cuidar la piel, siempre se debe usar protector solar o fotoprotector que prevenga el daño de los rayos UVA y UVB, con el factor adecuado según el tipo de piel, en la cantidad indicada para cubrir totalmente la piel y cumpliendo los tiempos de uso como el de aplicar la crema 30 minutos antes de exponerse al sol y renovarla cada 2 horas aproximadamente, realizándolo con mayor frecuencia en caso de sudar o estar en contacto con el agua. 

 

SUNWORK cuenta con una completa línea destinada a la protección de todo tipo de piel, resultando ideales para el uso personal y siendo indispensables en un contexto laboral.

Compartir esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email