radiación UV en Chile
Sunwork

Sunwork

La distribución de la radiación UV en Chile ¿Cuáles regiones son las más afectadas?

La radiación UV es fundamental para el desarrollo de la vida humana aportando beneficios de distinto tipo a la salud, aunque, debido al debilitamiento de la capa de ozono, que tiene como rol fundamental filtrar evitando que llegue en niveles peligrosos a la Tierra, en las últimas décadas se ha transformado en una importante amenaza pudiendo provocar distinto tipo de daño a la piel que va desde quemaduras leves hasta cáncer de piel.

¿Cómo está compuesta la radiación solar?

La radiación UV se compone de tres tipos de rayos ultravioleta (UV): los UV-A, UV-B y UV-C, siendo los dos primeros los que, de no protegerse con algún tipo de fotoprotector (bloqueador solar), pueden ocasionar un daño severo e irreparable a nuestra piel y nuestro sistema inmune. En cuanto a los rayos UV-C, pese a que su intensidad es mayor que la de los rayos UV-A y UV-B, éstos son completamente absorbidos por la capa de Ozono.

La radiación UV afecta del siguiente modo al ser humano:

  • La UVB proporciona la energía que la piel necesita para elaborar Vitamina D, pero también es responsable del eritema solar y del daño directo del ADN.
  • La UVA también contribuye al daño cutáneo, especialmente al envejecimiento prematuro.
  • La UVC es bloqueada por la atmósfera terrestre y, en consecuencia, no llega hasta la piel.

 

¿Qué le hacen los rayos del sol a la piel?

La luz solar está compuesta por un espectro de rayos de longitud de onda variable.  Estos son:  la luz visible, la luz ultravioleta invisible y la luz infrarroja invisible. Por una parte, la luz visible tiene una longitud de onda de 400 a 700 nm. Por otra parte, la luz ultravioleta invisible tiene una longitud de onda más corta (280 a 400 nm). Por último, la luz infrarroja invisible tiene una longitud de onda más larga (700 nm a 1 mm). 

De éstas, las longitudes de onda más largas de la luz visible y la luz infrarroja tienen la capacidad de internarse profundamente en la piel, aunque tienen poca posibilidad de producir daño. Sin embargo, la luz UV de longitud de onda corta, que interactúa con las células cutáneas, genera radicales libres muy reactivos. Los radicales libres en exceso provocan lesiones celulares. Desde la aparición de arrugas hasta el desarrollo de enfermedades crónicas como el cáncer de piel, son ocasionadas por la presencia de los radicales libres.

¿Cómo es la radiación UV en las distintas regiones de Chile?

la radiación UV en las distintas regiones de Chile

En Chile, a partir de información emitida por la Sociedad Chilena de Dermatología, mueren 237 personas anualmente a causa de cáncer a la piel. Los números son bastante negativos. Estudios recientes indican que 10 de cada 100 mil chilenos padece esta patología, lo que resulta ser muy grave y, lo que es aún más alarmante es que estos números han ido aumentando irrefrenablemente. Durante el periodo comprendido entre el 2010-2015 hubo un aumento de casos de cáncer de piel del 20%. La población más afectada resultó ser la de la tercera edad y, la región que presentó índices más altos respecto del número de casos, fue la de Antofagasta. 

Además de Antofagasta, que es la región más afectada, existen cinco regiones que presentan niveles “extremos” de radiación UV y otras ocho que se consideran dentro de la categoría de «peligroso», de acuerdo al reporte de la Red Nacional de Medición Ultravioleta de la Corporación Nacional del Cáncer (Conac).

Las cinco regiones más afectadas van desde la región de Arica y Parinacota hasta la de Coquimbo. En estas regiones los rayos UV alcanzan el nivel 11, es decir, extremo. Entre las regiones de Valparaíso y Los Lagos, la radiación ha marcado valores que van entre 8 y 10, calificados como «peligrosos», es decir, su índice sólo desciende en un número, por lo que, no resulta mayormente alentador.

Por esta razón, hay que evitar exponerse al sol sin protección y conocer el tipo de piel para utilizar el producto más adecuado. Existen seis tipos de piel siendo la I y II las más blancas y las V y VI las más oscuras. Según estudios de la Universidad de Chile, el 36% de los chilenos poseen un color de piel “intermedio” (categoría III y IV), que se caracteriza por sufrir un bronceado gradual y niveles peligrosos un poco menores que la piel de tonalidad muy blanca. 

Visita nuestro sitio y descubre la variedad de fotoprotectores que tenemos para ti.

Compartir esta entrada

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email